Operador priista de Lizeth Sánchez no sabe trabajar en la Secretaría del Bienestar

La inoperancia y altanería de Juan José Hernández Landeros, director de Vinculación y Desarrollo Microregional de la Secretaría de Bienestar en Puebla, está a punto de generar un escándalo en todo el estado por su falta de profesionalismo

HISTORIAS DE UN JOVEN REPORTERO
POR: GERARDO RUIZ16 OCTUBRE, 2019
Uno de los ejes torales de que el éxito de la Cuarta Transformación se concrete en el país y en Puebla es la restructuración de la Secretaría de Bienestar, la cual fue homologada a nivel local luego de su reingeniería desde el gobierno de la República por iniciativa de Andrés Manuel López Obrador.


La otrora secretaría de Desarrollo Social (Sedesol), desde la que se impulsaron las principales políticas sociales y asistencialistas en México como el famoso Solidaridad, que en poco más de dos décadas cambió de nombre cuatro veces conforme a los caprichos del presidente en turno: con Ernesto Zedillo mutó a Progresa; con Vicente Fox y luego con Felipe Calderón, se rebautizó como Oportunidades; para después transformarse en Prospera durante el sexenio de Enrique Peña Nieto.

Desde las oficinas de Sedesol también salieron programas como Liconsa, Diconsa, 65 y Más, y las controversiales Pensiones a Adultos Mayores, entre otros, con el claro objetivo de sacar a cada vez más mexicanos de la pobreza extrema, la marginación y el rezago, cuyo método de medición eran basados en los estudios del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Con la irrupción del lopezobradorismo al poder en el país, la Sedesol ahora pasó a Secretaría de Bienestar, con el fin principal de mejorar la calidad de vida de los mexicanos a través de apoyos y políticas de desarrollo social que fomenten las capacidades de los beneficiarios y les permitan mejorar sus ingresos.

Además, al decir de López Obrador, acabar con el clienterismo electoral y corrupción en los padrones de beneficiados de la extinta secretaría de Desarrollo Social, que sirvió durante años como método de control del voto del partido en turno en el gobierno de la República.

Este mismo plan se replicó en los estados y municipios gobernados por Morena.

Sin embargo, las buenas intenciones están quedando arrumbadas por los funcionarios encargados de las principales direcciones de la Secretaría de Bienestar locales.


Tal es el caso de la dependencia en Puebla, a cargo de Lizeth Sánchez, quien, a pesar del buen trabajo desempeñado hasta el momento, sus subordinados opacan los avances a corto plazo de esta secretaría.

Y es que la inoperancia y altanería de Juan José Hernández Landeros, director de Vinculación y Desarrollo Microregional de la Secretaría de Bienestar en Puebla, está a punto de generar un escándalo en todo el estado por su falta de profesionalismo.

De acuerdo con una denuncia anónima que llegó al correo de este reportero, Hernández Landeros ordenó de buenas a primeras detener la operación de las 148 Unidades Móviles Alimentarias de la dependencia, que recorren los 217 municipios en el estado. Sin ninguna razón, el director de la Secretaría de Bienestar frenó el mantenimiento y suministro de estos módulos, los cuales brindan de alimentos a miles de poblanos en situación precaria en las comunidades y regiones más marginadas en la entidad.

Tal ha sido la ineficiencia de Juan José Hernández para solucionar este problema que toneladas de alimentos se echan a perder a diario por las indicaciones del director de Vinculación y Desarrollo Microregional, quien presume su cercanía con Lizeth Sánchez a tal grado de ufanarse como la mano derecha por la que pasan todas las decisiones de la Secretaría del Bienestar.

No sólo eso, Hernández Landeros tampoco ha permitido el cambio de logotipo del nuevo gobierno de Miguel Barbosa en las Unidades Móviles Alimentarias, las cuales siguen ostentando los logos de la Sedesol y de las administraciones de Rafael Moreno Valle y Antonio Gali.

“Juan José Hernández cancelo la entrega de comida de las unidades móviles, solo por el capricho de tener el control de la Secretaria con el afán que siempre pregona ser el amigo de años de la Secretaría Lizeth Sánchez, e inclusive, el tema ha tocado hasta el Gobernador desobedeciendo sus ordenes, obstruyendo el desarrollo que tiene como fin atender a los poblanos más pobres”.


Hasta aquí la muy reveladora cita.

Los afectados, incluso, giraron un oficio el pasado 28 de agosto a Lizeth Sánchez para ponerla al tanto de las decisiones unilaterales de Juan José Hernández Landeros sin que hasta el momento exista una solución a casi dos meses de iniciarse el problema.

El gobernador Miguel Barbosa bien debería atender los reclamos populares antes de que la granada le explote en las manos.

La política de cero tolerancia al error del mandatario poblano ha servido hasta el momento.

Veremos si Liz Sánchez aplica el mismo método en su dependencia.

Aún está a tiempo de que las políticas sociales en Puebla sean bien encaminadas.


Off the Record

Ahora que Miguel Barbosa puso especial énfasis durante los informes de los alcaldes en que muchos priistas y panistas aún se mantienen en los gobiernos municipales que encabeza Morena, no estaría de más que haga lo propio con sus dependencias.

El mencionado Hernández Landeros es uno de los muchos militantes del tricolor que están infiltrados en su administración estatal.

El director de Vinculación y Desarrollo Microregional de la Secretaría de Bienestar en Puebla es un orgulloso egresado de la Escuela Nacional de Cuadros del Icadep del Revolucionario Institucional.

Los priistas y panistas también siguen enquistados en el gobierno estatal.

Comparte Nuestra Información

Deja un comentario