#ColumnistaInvitad@ Todavía dueles Texmelucan






Por María M. Carrasco
Duele que te sigan viendo con hambre de poder, con ambición y codicia.

Duele verte sometido, maltratado y herido.

Duele verte oscuro, burlado y usado.

Que decepción es ver la reacción de quien te gobierna. De lobos que se mostraron con piel de oveja para llegar.
De quien dijo que llegaría a “defender a los ciudadanos’ y ahora les da la espalda y buscan huir por azoteas como delincuentes.

¿Es fácil hablar y alardear, verdad? Es sencillo hacer política de escritorio, prometer en campañas y mentir en un micrófono. Ser un político de café y entregar reconocimientos para ganar simpatía.




¡No señora presidenta municipal!

La política no se hace detrás de un escritorio, y tampoco sentada en un café o con un micrófono en la mano diciendo palabras altisonantes u ofensivas.
Su trabajo, es proteger y defender a la ciudadanía, los cuales la hicieron llegar, hablar y actuar por ellos, integrar y hacerlos participes, que es de ahí donde salen ideas, propuestas y soluciones. No es hacer un maldito discurso que sirve para maldita la cosa, no es sólo aparecer en fotografías o pararse el cuello con menciones no merecidas. No es “ayudar” a alguien una vez al mes, tomar fotografía, subirla y después rasgarse las medias por ver quien ayudo más o dio más o consiguió más recurso para llevarse créditos (como lo hizo usted en campaña).

Ubiquemonos todos en nuestros lugares, se trata de exigir y hacer valer nuestro derecho, el derecho de hacer cumplir a nuestras autoridades lo que les corresponde hacer, por el simple y sencillísimo hecho de que nosotros los pusimos ahí. De que tienen un sueldo (bastante alto e inmerecido, pero lo tienen).

¡No es de favor!




Es tiempo de dejarnos de payasadas y ridiculeces y demostrarle a nuestras autoridades que no vamos a permitir sigan haciendo de nuestro hogar un lugar indeseable a vivir.

Que estamos cansados de la inseguridad en la que tienen a nuestro municipio, que estamos hartos de no poder caminar tranquilamente por las calles, que estamos hartos de sus obras de tres pesos. Que no nos vamos a tragar más sus mentiras. Que su pleito con tianguis, ambulantes, lideres y establecidos ya es momento de que lo arreglen, porque ninguna necesidad tenemos nosotros de pagar los platos rotos y ellos (nuestras autoridades) terminen vendiéndose sin solucionar nada.

Que les quede claro, que tal como llegaron, se pueden ir. Y todavía mejor, los podemos sacar.

Yo no hablo por ninguna organización, colectivo, proyecto y menos un partido político. Porqué al igual que todos y cada uno de ustedes tengo y en algún momento he mostrado preferencias a tintes políticos o simpatía por algún candidato (a). Pero no es la idea venir a hacer campaña, o tratar de hacerte simpatizar ciudadano por alguna mención, no me interesa levantar a nadie para que mañana resulte lo mismo.




Hablo por mí, como ciudadana, como una persona que ha sido afectada gracias a un grupo de ineptos que llegaron a un puesto o cargo público y con la promesa de sacar un municipio adelante, mi municipio el mismo que me vio nacer y crecer y que hoy lo tienen sometido en una de las peores crisis que se habían dejado ver en su historia.

Firmó por mí, porque te quiero Texmelucan y porque sigues doliendo y porque tengo miedo de que duelas más.

Comparte Nuestra Información

Deja un comentario