El inmueble que conecta dos casos de corrupción en México, Odebrecht y la Estafa Maestra

Dos de los mayores escándalos por corrupción que han sacudido México tienen en común un eslabón: un domicilio en Monterrey, el cual alberga a una correduría donde se crearon 6 empresas fantasma que sirvieron para saqueos del erario mediante universidades públicas, y en ese mismo edificio despacha una empresa que fue utilizada por empresarios brasileños para triangular pagos del departamento de sobornos.

POR RAÚL OLMOS Y MIRIAM CASTILLO
GRÁFICOS: MARIANA HERNÁNDEZ
FOTOGRAFÍAS: LUCÍA VERGARA
MEXICANOS CONTRA LA CORRUPCIÓN Y LA IMPUNIDAD




Un despacho de servicios legales y fiscales que operaba para Odebrecht comparte edificio en Monterrey con una correduría donde fueron creadas al menos seis empresas “fantasma” de La Estafa Maestra, una de las tramas de corrupción más trascendentes en México durante los últimos años.

Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) descubrió este eslabón en una revisión de los documentos extraídos de la plataforma secreta Drousys del departamento de sobornos de Odebrecht, como parte de la investigación ‘Bribery Division’, coordinada por Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) y en el que participaron más de 50 reporteros en 10 países.

En el rastreo de más de 13 mil documentos compartidos por el ICIJ, se localizó un contrato –al parecer simulado– entre el despacho regiomontano TTG Asociados SC y una firma ‘fachada’ de Holanda para una supuesta asesoría técnica a una filial de Odebrecht en el paraíso fiscal de Islas Caimán.

En el contrato alojado en la plataforma secreta de Odebrecht, el despacho TTG aportó como su domicilio la calle Rafael Verger 1814, en la colonia Obispado, de Monterrey, Nuevo León.

Esa dirección es la misma de la Correduría 28, en donde Eva Margarita Gómez Tamez y Alfonso Gómez Tamez brindan servicios para la constitución legal de empresas. Ambos avalaron la creación de seis compañías fantasma utilizadas para la trama de corrupción conocida como La Estafa Maestra, que involucró a universidades estatales en el saqueo de recursos públicos.

El domicilio de Rafael Verger 1814 es un pequeño edificio de dos pisos, en el que sólo hay dos oficinas ocupadas, según constató MCCI: más de la mitad de la planta baja la ocupa la Correduría 28 y en un rincón del piso superior está el despacho de TTG.



Para justificar contablemente los desembolsos de dinero que destinaba para pagar favores, asignaciones de contratos o para financiar campañas políticas, Odebrecht solía simular contratos de servicios. En la plataforma analizada por MCCI abundan ese tipo de convenios con empresas ‘fachada’, uno de ellos el suscrito por TTG.

El contrato con un “hombre de paja”

En mayo de 2013, el despacho regiomontano TTG Asociados firmó un contrato de servicios de ingeniería con un “hombre de paja” o prestanombres, para una filial de Odebrecht constituida en las Islas Caimán, de acuerdo con los documentos revisados.

El contrato era para presentar una oferta para la construcción del acueducto Represa La Esperanza-Refinería del Pacífico Eloy Alfaro, en la Provincia de Manabí, Ecuador, obra que fue asignada a Odebrecht a finales de 2013, mediante sobornos.

Para elaborar la propuesta técnica de la obra, TTG contrató a la empresa holandesa Convergence Capital Partners (CCP), porque supuestamente tenía experiencia en la prestación de servicios en los campos de ingeniería, diseño, desarrollo de proyectos y soporte técnico relacionado con grandes contratos de construcción en el extranjero.

Pero en realidad, la empresa holandesa es una firma fachada, de papel, pues el domicilio que reportó en el contrato corresponde a un edificio de departamentos ubicado en Zandvoort, una localidad costera de los Países Bajos, famoso por tener unas de las playas más populares de Holanda.



Por parte de la empresa holandesa, el contrato lo firmó su supuesto “director”, Marco Termes, quien desde 2008 trabaja como “hombre de paja”, como se llama a los testaferros o prestanombres.

Exterior de edificio de departamentos en Zandvoort, una localidad costera de los Países Bajos, que es el domicilio de una empresa fachada que firmó contrato con el despacho regiomontano TTG para supuestos servicios a Odebrecht.

Exterior de edificio de departamentos en Zandvoort, una localidad costera de los Países Bajos, que es el domicilio de una empresa fachada que firmó contrato con el despacho regiomontano TTG para supuestos servicios a Odebrecht.

Antes de servir a los intereses de Odebrecht, Termes había intervenido en la transacción de futbolistas en clubes de Europa. La misma empresa holandesa que se había asociado con TTG de México tenía, en 2011, el 30% de participación en la propiedad del futbolista colombiano James Rodríguez, fichado en esos días por el FC Porto de Portugal.

El propio Termes contó al medio The Black Sea, de Rumania, que su papel en la empresa era simplemente como prestanombres. “Trabajo de hombre de paja: sólo diez horas a la semana”, declaró en una entrevista en diciembre de 2016, días antes de que estallara el escándalo global de corrupción de Odebrecht.

Termes confesó a periodistas rumanos que, a fines de 2008, un amigo le preguntó si le interesaba trabajar en una compañía fiduciaria en Ámsterdam como “director” de varias empresas de papel. Su labor consistiría básicamente en recoger firmas de los involucrados y aparecer en los papeles como el representante. Fue así que se volvió “empresario”, aunque en realidad aceptó el empleo para dedicar tiempo a su afición: escribir poesía y novelas.

Además del contrato firmado con la empresa “fachada” de Holanda, en el sistema secreto de Odebrecht revisado por MCCI aparecen más referencias al despacho regiomontano TTG.

En un archivo figuran dos pagos de facturas en 2014 por 2 millones 43 mil dólares en los que aparece el nombre de TTG México. Los pagos están relacionados con el Poliducto Pascuales-Cuenca, que fue ejecutado por Odebrecht en Ecuador, según reveló MCCI el pasado 27 de junio.



Vínculos con empresas fantasma de Veracruz

En el pequeño edificio ubicado en el cruce de las calles Rafael Verger y Mariano Matamoros, en Monterrey, está la oficina de TTG Asociados.

Se encuentra en el segundo piso del edificio, en una esquina y apenas identificado con un letrero rectangular.

MCCI acudió a la dirección y pidió hablar con el encargado del despacho. La mujer que atendió la puerta explicó que en realidad casi nunca hay personal en dichas oficinas y más bien sólo se recibe documentación.

Al interior del despacho hay poco mobiliario y efectivamente no hay personal de planta que acuda ahí.

TTG tiene otro domicilio en Tampico, en la calle Puebla 603, en donde también opera el despacho García, Terán & Torres Asociados SC.

TTG Asociados, el despacho que sirvió como supuesto intermediario de Odebrecht, es una oficina que permanece cerrada.

TTG Asociados, el despacho que sirvió como supuesto intermediario de Odebrecht, es una oficina que permanece cerrada.

Abogados y contadores que han colaborado para esos despachos participaron como apoderados de una red de 12 empresas fantasma creadas en Veracruz, dos de las cuales (Blunderbuss y PLC Servicios) también aparecen en la plataforma secreta del departamento de sobornos de Odebrecht con transferencias millonarias, según documentó MCCI en anterior investigación.

Blunderbuss Company de México, que fue creada el 3 de junio de 2008 en Poza Rica, tuvo transacciones por más de 6 millones de dólares con empresas ‘de papel’ ligadas a Odebrecht, mientras que PLC Servicios, establecida el 13 de diciembre de 2010 en la población de Naranjos, figura en la plataforma secreta Drousys con operaciones encubiertas por 5 millones de dólares. La información a la que tuvo acceso MCCI no precisa los beneficiarios de ese dinero, pero el pasado 18 de junio el diario Reforma informaba que a Blunderbuss se depositaron fondos para la campaña priista de Tamaulipas en 2010.

PLC Servicios y TTG Asociados, dos de las presuntas intermediarias de Odebrecht, están vinculadas entre sí.



El dueño legal de PLC es Enrique del Carmen Pacheco Orta, quien en su perfil de Linkedin menciona que de 2008 a la actualidad ha trabajado como asesor de TTG. En documentos obtenidos por MCCI aparece, además, como apoderado de otras tres empresas fantasma de Veracruz, en una de las cuales participa el dueño de Blunderbuss.

Aunque se ha deslindado de TTG Asociados, MCCI constató que el contador tamaulipeco José Luis Terán Álvarez aparece en actas como socio de esa empresa creada en Monterrey, junto con familiares.

Cuestionado sobre las operaciones que aparecen en la plataforma de Odebrecht que involucran a TTG, Terán reconoció que un despacho contable de su propiedad ha trabajado con Odebrecht, pero negó que se haya prestado a actos ilegales, como la simulación de contratos.

“Los pagos que aparecen ahí (en la plataforma de Odebrecht) son por servicios”, aseguró. “Pagamos nuestros impuestos y jamás hemos hecho nada que tenga que ver con corrupción”.

Para continuar leyendo la nota (Nota Original)

Comparte Nuestra Información

Deja un comentario