Visita las momias de Huamantla, Tlaxcala

Su descubrimiento se registró a principios de los años 90 y hay las suficientes para crear un museo, asegura José Castillo Hernández, cronista de la ciudad






El Sol de Tlaxcala
Huamantla, Tlax.- Soldados, coroneles, extranjeros e inclusive malhechores, forman parte de la colección de momias que resguarda el panteón de la capilla “El Calvario”, en Huamantla.
Su descubrimiento se registró a principios de los años 90. Estudiantes de medicina pretendían obtener cráneos para su investigación, pero, para sorpresa de propios y extraños, hallaron decenas de restos momificados.

Entre ellos el primer regidor del ayuntamiento y un personaje histórico de los tiempos de la revolución: su cabello, indumentaria y marcas de una muerte violenta revelaron la identidad de Rutilio Espinoza “Caloca”, un bandolero originario de Orizaba que había saqueado las haciendas y amenazaba tomar por asalto las tierras huamantlecas, violar a las mujeres y arrastrar la cabeza de la Virgen de la Caridad.

El cronista de la ciudad, José Castillo Hernández relata que el combatiente de las tropas de Madero, fue fusilado un jueves de Semana Santa, en 1912, inmediatamente luego de su aprehensión.

Después de que lo detuvieron, Caloca fue traído a Huamantla para su fusilamiento. Su cuerpo fue expuesto en uno de los postes del ferrocarril y allí estuvo durante tres días a la mirada de los curiosos, hasta que los feligreses del pueblo le dieron cristiana sepultura en el panteón de la capilla El Calvario edificada en el siglo XVII, detalló.




El descubrimiento de Caloca confirmó la existencia de otras 86 momias ubicadas en las criptas elevadas. De acuerdo con el Archivo Histórico, algunos cuerpos corresponden a personajes que murieron durante la batalla de Tecoac, soldados franceses y de la intervención norteamericana, en Huamantla. También se encuentran los restos de personas del pueblo como don Casimiro Briones, primer regidor del ayuntamiento, en 1886.

En entrevista, don José precisó se tenía el registro de por lo menos 100 momias más, sin embargo, casi el 80 por ciento de las criptas fueron demolidas por obras de construcción. Los restos fueron enterrados en la fosa del panteón.




MOMIFICACIÓN
Indicó que después de un recorrido por los panteones municipales, se aseguró que el único lugar donde existen estos vestigios es en la capilla El Calvario, la única que posee criptas elevadas, adheridas a muros

Estos propiciaron la desecación de los cadáveres por evaporación del agua de sus tejidos, lo que hizo imposible el desarrollo de los gérmenes, deteniendo así, el proceso de la putrefacción.

“Especialistas en la materia consideran que, al estar expuestos a los rayos del sol la mayor parte del día, llegaron a su punto máximo de resequedad. Es un proceso natural, pero de extrañeza, sobre todo en Tlaxcala”.

La pérdida de líquidos provoca que el volumen del cuerpo disminuya, sea rígido incluso a resultar fácilmente quebradizo. Así, si el cadáver momificado no está protegido, se va desmoronando por la erosión ambiental. Por tal motivo, autoridades locales han sellado las lapidas con la finalidad de preservar a las más de 80 momias.

Ante el inminente hallazgo, se ha manifestado la idea de crear un Museo que se sume a los atractivos turísticos del Pueblo Mágico de Tlaxcala.




“Desde hace años he tenido la idea de crear un museo de la momia como en Guanajuato, colocarle un cristal a las criptas para que los visitantes admiren los detalles de cada una de ellas, como las insignias que aún conservan los coroneles, pero sobre todo que sepan la historia que resguardan cada una de ellas”, expresó don “Cheché”, como popularmente se le conocen en Huamantla.

No obstante, hace tiempo que se mantiene como proyecto debido a la falta de recursos e interés por parte de las instancias correspondientes, “tomará su tiempo… pero estoy seguro que en algún momento se edificará el museo, el primero en Tlaxcala”, finalizó.




PERSONAJES
Las primeras momias en descubrirse fueron el primer regidor del ayuntamiento, Casimiro Briones y Rutilio Espinoza “Caloca”, un combatiente originario de Orizaba, Veracruz.






CURIOSIDADES
-Se necesitan unos 70 días para momificar por completo un cadáver.

-Los cuerpos se pueden momificar de forma natural o intencional, como los antiguos egipcios.

-La momificación es un proceso que se da en ambientes especialmente secos y que se produce con más frecuencia en los cuerpos de niños y de adultos especialmente delgados.

Comparte Nuestra Información
  • 95
    Shares

Deja un comentario