Urge agenda nacional de saneamiento y restauración de los ríos mexicanos

Boletín/ Ciudad de México.- Ante la coyuntura electoral, ciudadanos, académicos, organizaciones civiles, redes, instituciones y colectivos comprometidos con el avance de los derechos humanos al agua y al saneamiento, al medio ambiente sano y a la salud en México, queremos llamar la atención de todos los candidatos a puestos de elección popular sobre la ausencia de una agenda que priorice el saneamiento de los cuerpos de agua en nuestro país.

Según el Programa Conjunto de Monitoreo (PCM) de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y la UNICEF[1], en México sólo el 42.6% de la población cuenta con acceso a una fuente de agua gestionada de forma segura. Esto ubica a México como el país número 87 de 96 analizados. En materia de saneamiento, se calcula que el 45.2% de los mexicanos cuenta con servicios que contemplen la eliminación segura de los excrementos y su tratamiento fuera del sitio: en este aspecto México es número de 60 de 83 países examinados.

La falta de una agenda de saneamiento y restauración de los cuerpos de agua se ve reflejada en su estado actual. Con información para 2012 a 2016 de la Red Nacional de Monitoreo de la Comisión Nacional del Agua (CONAGUA), se desprende que el 58% de los ríos, arroyos, lagos, lagunas, presas y zonas costeras están en rojo o amarillo en el semáforo de calidad del agua, por problemas de contaminación[2]. De acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas, en México “más del 70 por ciento de los cuerpos de agua tienen algún grado de contaminación: lagos, ríos, manglares y costas están contaminados, afectando a seres humanos, animales y plantas que habitan estos ecosistemas”.[3]

Un elemento clave de este problema es que existe una normatividad laxa y obsoleta para controlar y prevenir las descargas de contaminantes a los cuerpos de agua. La norma vigente desde hace más de 20 años, la NOM-001-SEMARNAT-1996, no considera muchos contaminantes que actualmente están deteriorando los ríos del país. Después de más de 20 años, en 2018 se propuso un proyecto para modificar la norma de descargas, el PROY-NOM-001-SEMARNAT-2017, que aunque presentó ligeras mejoras respecto de la norma de 1996, sigue sin contemplar una amplia gama de contaminantes tóxicos. Aun ante esta propuesta, sin embargo, asociaciones industriales han manifestado su patente rechazo a cualquier cambio que les implique invertir en sistemas de tratamiento mejorados para sus aguas residuales. Se evidencia así su poca disposición para asegurar que sus emisiones no produzcan daños ambientales y a la salud.

Además de la norma laxa, la poca inspección y vigilancia del cumplimiento de las normas ambientales promueve que la descarga de aguas residuales genere un ambiente contaminado. La Comisión Nacional del Agua (CONAGUA) es la principal dependencia responsable de vigilar las descargas, además de las extracciones de agua, para un universo de usuarios con permisos o concesiones registrados en el Registro Público de Derechos de Agua.

Tomando como referencia el promedio de inspecciones de entre 2010 y 2014 (7,737/año), y suponiendo que cada inspección se realizara a un usuario distinto, la CONAGUA tardaría 65 años para inspeccionar a la totalidad de usuarios con permiso de descarga, título de extracción, etc. (507,104 usuarios).

Consideramos que para tener una agenda nacional de saneamiento y restauración de los cuerpos de agua en México y garantizar el acceso al derecho humano al agua y saneamiento, se requiere:

a) Instalar nuevas plantas de tratamiento y habilitar las que se encuentran abandonadas;
b) Instrumentar normas específicas por cada sector industrial, en lugar de una norma única de descarga. Las mejores prácticas internacionales comprueban lo anterior.
c) Permitir la participación activa de organismos de la sociedad civil y de expertos que tienen la capacidad de proponer mejoras regulatorias en los comités correspondientes;
d) Implementar un sistema efectivo de inspección y vigilancia, con participación de los organismos y personas mencionados en el punto c).
Los abajo firmantes consideramos que:

1. La transparencia, la rendición de cuentas y la participación ciudadana son esenciales para poder empezar a generar los cambios necesarios para restaurar los ecosistemas acuáticos y proteger la salud de la población, así como las fuentes de agua segura para el futuro.

2. Es urgente contar con una agenda de saneamiento que no contraponga la economía del país con la protección y restauración de los cuerpos de agua y la salud humana.

Organizaciones:

Agua para Tod@s, Agua para la Vida.
Programa Riesgos Ecotoxicológicos de la Unión de Científicos Comprometidos con la Sociedad (UCCS)
Coalición de Organizaciones Mexicanas por el Derecho al Agua (COMDA)
Alianza Mexicana Contra el Fracking.
Asociación de Usuarios del Agua de Saltillo AUAS A.C.
Colectivo Ecologista Jalisco, A.C.
Comité Ciudadano de Defensa Ambiental de El Salto, Jalisco.
Colectivo Ciudadano Pro Bosque Pedagógico del Agua
Comunicación y Educación Ambiental SC
Fronteras Comunes, A.C.
Instituto de Derecho Ambiental, A.C.
Instituto VIDA A.C.
Jalisco Cómo Vamos
Vías Verdes Casa CEM A.C.

Académicos prevén escenarios catastróficos en el tema del agua

** Habrá grave desabasto de agua en zona centro y norte del país, afirmaron académicos en el Librofest Metropolitano 2018; en 2100 habría 25 por ciento en reducción de las precipitaciones pluviales y un incremento de la temperatura en el verano hasta de 6 grados

Ciudad de México.- México por su posición geográfica en el planeta será uno de los más afectados con el calentamiento global, cuyas consecuencias hemos comenzado a padecer y, de no tener conciencia de lo grave que resulta la contribución humana a este fenómeno, serán catastróficas, advirtió la profesora investigadora del área de Crecimiento y Medio Ambiente del Departamento de Economía de la unidad Azcapotzalco de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Fabiola Sosa Rodríguez, quien fungió como coordinadora de las mesas de discusión del Foro de Desarrollo Urbano y Planeación celebrado en el marco del Librofest Metropolitano 2018.

En entrevista para dar a conocer los resultados del foro, Sosa Rodríguez dijo que en términos de la temperatura, la tendencia es que alcancemos un incremento en el verano hasta de 6 grados en el año 2100 y eso es muy grave en términos de las implicaciones para la salud, los ecosistemas y las prácticas agrícolas.

Mencionó que actualmente realiza una investigación en la cual pretende identificar impactos concretos del cambio climático en la cuenca del Valle de México, en el que se incluye a los estados de Hidalgo, Tlaxcala, Estado de México y la Ciudad de México.

“Los resultados realmente me preocupan mucho porque se esperan reducciones en términos de precipitación del orden del 25 por ciento, una parte importante de nuestro suministro proviene de la precipitación y se almacena en presas y éstas nos abastecen, y ello implica que el abastecimiento se reduciría en una cuarta parte y las implicaciones son un recorte agua importante en estas entidades”.

Subrayó la importancia y urgencia de identificar fuentes alternativas de agua que ya no sea la precipitación o la explotación de acuíferos, cobrando especial relevancia el tratamiento del cien por ciento de aguas residuales, aprovechar la cosecha de lluvias y tener un consumo más eficiente “porque los impactos que se prevén son muy drásticos; no le estamos dando la importancia que merece y por tanto no estaremos preparados para afrontar las consecuencias, sólo daremos respuestas emergentes con altos costos ambientales, sociales y económicos”.

Reflexionó sobre la tarea fundamental de los académicos de acercar sus investigaciones a los sucesos que ocurren para dar posibles soluciones con anticipación, “queremos ayudar porque el escenario advertido nos preocupa mucho. Invitamos al Gobierno y a todos los sectores de la sociedad civil a implementar estrategias para resolver los problemas que ya se comienzan a vivir y serán peores si no nos ponemos las pilas”.

Una vez concluida la investigación, adelantó, se prevé realizar un taller al cual se invitará a autoridades federales, estatales, organismos operadores de agua, representantes de los distintos usos del agua en la cuenca del Valle de México y legisladores, a reflexionar y buscar soluciones.

Al referirse al Foro Desarrollo Urbano y Planeación: Contaminación ambiental, Fabiola Sosa comentó que el criterio de selección de los trabajos de investigación participantes fue que éstos incluyeran propuestas a las diversas problemáticas identificadas para contribuir en la solución.

Finalmente explicó que fueron cinco los temas seleccionados: Mitigación y prevención de la contaminación por actividades extractivas; Contaminación por residuos sólidos; Contaminación del agua; Confort y vivienda sustentable y Cambio climático.

“Se seleccionaron estos cinco que impactan en el deterioro ambiental, riesgos en la salud y generadores de situaciones de conflictos como resultado de malas prácticas en la atención de problemáticas urbanas, que en ocasiones no provienen necesariamente de las autoridades”, concluyó.