En 2015 Pemex detectó que gasolineras traficaban millones de litros donados

FOTO: MOISÉS PABLO /CUARTOSCURO.COM(ANIMALPOLITICO.COM




Petróleos Mexicanos encontró indicios de que gasolina y diésel que donaba a gobiernos estatales y a dependencias federales como la SEDENA se comercializaba ilegalmente. Esta modalidad de huachicoleo era realizado desde gasolineras y podría representar pérdidas anuales por mil millones de pesos, según un reporte confidencial al que tuvieron acceso Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) y Grupo Milenio en una investigación conjunta. El caso involucra a Hidrosina, el mayor grupo gasolinero del país, y a otras cuatro gasolineras.

 

Por Raúl Olmos y Thelma Gómez /MCCI y Bárbara Anderson/Milenio

Hidrosina, el mayor grupo gasolinero del país, fue señalado por serias irregularidades sobre el destino de combustible donado por Petróleos Mexicanos (PEMEX) a dependencias gubernamentales.




Una investigación realizada en 2015 en la entonces Dirección Corporativa de Operaciones de PEMEX identificó, al menos, nueve gasolineras en las que se detectó la comercialización de combustible que originalmente había sido donado a la Secretaría de la Defensa Nacional (SEDENA) y al Gobierno del Estado de México, entre otras dependencias.

Cinco de las estaciones de servicio señaladas en la investigación de PEMEX pertenecen al Grupo Hidrosina Plus, conformado por 24 empresas, en las que participan como accionistas los hermanos William, Gabriel y Paul Karam Kaasab, quienes se han asociado en este negocio con empresarios de todo el país vinculados con personajes de la política de distintos partidos.

Las otras cuatro gasolineras señaladas, identificadas en el reporte confidencial como Grupo Tecpex, pertenecieron a Hidrosina antes de ser investigadas por PEMEX en 2015 y hoy de nueva cuenta forman parte de ese consorcio.

Al menos desde 2007, PEMEX otorga cada año donaciones de asfalto y combustible —gasolina y diésel— a gobiernos estatales y municipales. También dona, aunque en menor parte, gasolina a organizaciones de la sociedad civil.

La prioridad de estas donaciones son los estados con presencia de la industria petrolera, y se otorgan a través de convenios de “licencias sociales”, que es un nombre que se le dio para atender posibles conflictos sociales, mediante la dotación de combustible, surgidos de la actividad extractiva.

El Estado de México, sin ser un estado petrolero, fue privilegiado con donativos en el sexenio pasado, con Emilio Lozoya al frente de PEMEX. Cuando en febrero de 2016 José Antonio González Anaya asumió la dirección de PEMEX, se formó un comité para que esos donativos tuvieran reglas más claras.

El reporte de la investigación realizada al interior de PEMEX recomendaba revisar los convenios de donación y verificar que estén llegando a los destinos correctos, “ya que si no hay supervisión en la asignación y seguimiento a la dotación de los donativos se puede tener un quebranto de más de mil 125 millones de pesos”. Esa cifra tan sólo correspondía a 2015.

La autenticidad del documento, de nueve páginas, se validó con distintas fuentes del sector energético.

MCCI y Grupo Milenio constataron que las estaciones de gasolina que se mencionan en el reporte siguen en operación, aunque todas tuvieron que hacer cierres parciales durante la reciente crisis de escasez de combustible.




El reporte de PEMEX sobre presuntos desvíos en el combustible donado a la SEDENA y a gobiernos locales, incluye una relación de las estaciones de servicio de Hidrosina en las que se detectaron anomalías en el control volumétrico. Las estaciones marcadas con rojo son las que tuvieron desviaciones superiores a 300 metros cúbicos, equivalentes a más de 300 mil litros en 2015, que es cuando se realizó la revisión. En la parte superior del documento se incluyeron los nombres de los socios dominantes de la cadena de gasolineras.
El reporte confidencial
La investigación de PEMEX inició con la revisión de los controles volumétricos de las estaciones de servicio abastecidas por el Sistema de Transporte Minatitlán-México, en el periodo marzo a junio de 2015.

En esa revisión se detectó que los mayores desvíos o inconsistencias se presentaban en cuatro gasolineras de la empresa Tecpex S de RL de CV, hoy parte del Grupo Hidrosina, de acuerdo con un reporte de la investigación, al que tuvieron acceso Mexicanos contra la Corrupción y la Impunidad (MCCI) y Grupo Milenio.

En las cuatro estaciones, se identificó la recepción de tanques de combustible no facturado por PEMEX, amparados en un acuerdo de donación con la SEDENA suscrito en 2013.

Según el documento consultado, desde agosto de 2013 a junio de 2015, las cuatro estaciones recibieron de PEMEX más de 22.6 millones de litros de gasolina para destinarse a donativos.

Pero cuando se revisaron las salidas en los dispensarios de las cuatro estaciones de servicio de Grupo Tecpex se encontró un patrón de ventas al público, no de entrega del combustible a una institución, como se había acordado en el convenio con la SEDENA.

El reporte de la investigación refiere que la Subdirección de Salvaguardia Estratégica (SSE), encargada de vigilar los ductos de PEMEX y que estaba bajo el mando del general Eduardo León Trauwitz, confirmó el presunto desvío del combustible: “De acuerdo a la información proporcionada por personal militar de la SSE, es muy probable que ese producto no llegó a la SEDENA”, menciona el documento.

Las cuatro estaciones en las que se detectaron estas irregularidades estuvieron registradas a nombre de la empresa Tecpex entre noviembre de 2013 y agosto de 2015. A excepción de ese periodo, esas cuatro estaciones siempre han pertenecido —desde su fundación— al Consorcio Gasolinero Plus SA de CV, que forma parte del Grupo Hidrosina.

Tres de estas estaciones se ubican en la delegación Gustavo A. Madero (dos en Calzada de Guadalupe y otra en Montevideo y Calzada de los Misterios) y la cuarta se encuentra en la delegación Cuauhtémoc, en la avenida Instituto Politécnico Nacional.




En el periodo en el que esas cuatro estaciones no fueron parte de Hidrosina, los dueños eran Ricardo José Lambretón López Ostolaza y Josefina López Ostolaza Barrios, quienes sostenían vínculos de negocios con los hermanos Karam Kassab.

En 2013, PEMEX ya ha había identificado irregularidades en dichas gasolineras, que motivaron la suspensión temporal.

Desde entonces había indicios sobre la posible venta de combustible de origen ilegal en esas gasolineras; por ejemplo, durante 66 días no adquirieron productos a PEMEX, no transmitieron en forma oportuna y completa los archivos de control volumétrico y hubo cancelación continua de embarques programados, según el reporte oficial.

En agosto de 2015, Tecpex solicitó a PEMEX la terminación de los contratos suscritos en sus cuatro estaciones y, en su lugar, emitir unos nuevos a favor de Consorcio Gasolinero Plus, perteneciente a Hidrosina.

Más desvíos
La revisión de PEMEX también detectó que otras siete estaciones de Consorcio Gasolinero Plus en la Ciudad de México, así como otras dos pertenecientes a Operadora de Miniestaciones Combuserv SA de CV, también ubicadas en la zona metropolitana, recibieron gasolina y diésel, a partir de 2014, amparados en convenios de donaciones, aunque el reporte no precisa a qué gobiernos o dependencias gubernamentales pertenecían esos acuerdos.

Esas otras cinco gasolineras forman parte de Grupo Hidrosina.

La investigación incluye un esquema en el que aparecen 155 gasolineras que, en el momento del estudio (junio de 2015), pertenecían a Grupo Hidrosina; en cinco de esas estaciones —ubicadas en el Valle de México— se detectaron presuntos desvíos mayores a 300 metros cúbicos (300 mil litros) y en otras 15 localizadas en Hidalgo, Puebla, Veracruz, Estado de México y la Ciudad de México, los desvíos fueron menores a ese volumen.

El reporte de la Dirección Corporativa de Operaciones de PEMEX advierte que los casos detectados son indicios del probable uso de convenios de donación para sustraer combustible y desviarlo para su comercialización.

Y como ejemplo de los desvíos, menciona las donaciones a la SEDENA y al Estado de México. Es por ello que se recomienda revisar los convenios de donación, verificar que lleguen al destino correcto, para evitar un quebranto a Pemex.




En 2015 —año en el que se hizo la investigación—, el volumen de combustible entregado a las gasolineras por donativos fue de 81 millones de litros en 4,047 autotanques de 20 mil litros, señala el reporte.

En documentos oficiales obtenidos por MCCI consta que, entre 2013 y 2018, PEMEX donó combustibles con valor a los 6 mil 285 millones de pesos, lo que da un promedio de 1,047 millones al año.


Gráfico elaborado por MCCI con información de Pemex.

 

Empresas involucradas
Los hermanos William Jorge, Paul y Jesús Gabriel Karam Kassab son los principales accionistas de Hidrosina, que se ostenta como el grupo gasolinero más grande del país. Actualmente tiene más de 200 estaciones de servicio.

El grupo se fundó el 19 de octubre de 1992, con gasolineras en la ciudad de México. En sus inicios los hermanos Karam Kassab tuvieron como socio al ex banquero Carlos Cabal Peniche, con quien crearon la empresa Operadora de Servicios de Oaxaca.

En abril de 1997, crearon Hidrosina Plus, a la que integraron como apoderado y representante de sus negocios a Víctor Gerardo Ruiz Iriarte, de acuerdo con actas notariales consultadas por MCCI en el Registro Mercantil de la Ciudad de México.

Un mes después los hermanos establecieron Consorcio Gasolinero Plus, S.A. de C.V., empresa que tiene a su nombre 55 estaciones de gasolina en la Ciudad de México, Tamaulipas, Coahuila, Chihuahua, Veracruz, Guerrero y Estado de México.

En seis estaciones de Consorcio Gasolinero Plus, ubicadas en la Ciudad de México, la investigación de PEMEX detectó desviaciones de gasolina mayores a los 300 metros cúbicos (lo cual equivale a 300 mil litros), en 2015.

Ese mismo año, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) entregó los permisos definitivos a esas estaciones. Y es que, con la aprobación de la Reforma Energética (2013) y la expedición de la Ley de Hidrocarburos (2014), las estaciones de gasolina que ya existían en el país tenían que contar con un permiso otorgado por la CRE para poder operar.




Otras dos gasolineras que aparecen en el reporte de PEMEX con desviaciones de más de 300 mil litros pertenecen a Operadora de Servicios 20-20, empresa que se creó en mayo de 2007.

De acuerdo con información del Registro Público de la Propiedad, las acciones de Operadora de Servicios 20-20 se las reparten siete empresas, varias de ellas con una presencia importante en el negocio de las gasolineras, sobre todo en la Península de Yucatán: Estación de Servicios Clovis, CGM Operadora, Estación de Servicio Francisco Montejo, Grupo Enerkom, Estaciones de Servicio del Grupo Energético del Sureste (E.S.G.E.S), Servicio Gobernadores y Directores Corporativos 20-20.

El presidente del consejo de administración de Operadora de Servicios 20-20 es el empresario yucateco Emilio Alberto Gamboa García, su hermano Ricardo Javier Gamboa García es el presidente suplente y Paul Karam Kassab es secretario y socio.

Entre sus consejeros han estado Carlos Mouriño Terrazo, hermano del finado Secretario de Gobernación en el sexenio de Felipe Calderón, y los empresarios gasolineros de la Península de Yucatán, Emilio Alberto Loret de Mola Gomory, Juan Carlos Niembro y Ricardo Antonio Vega Serrador.

Hasta 2018, Operadora de Servicios 20-20 tenía a su nombre 31 estaciones de servicio, de acuerdo con información pública de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Además, de sus propias gasolineras, en diciembre de 2017 esta empresa obtuvo poder legal para representar y administrar cinco gasolineras de las empresas Servicio Kino, Servicio Aramburo, Auto Servicio Las Garzas, Auto Servicio Tabachines y Auto Servicio Boulevard.

Consorcio Gasolinero Plus y Operadora de Estaciones de Servicio 20-20 forman parte de Hidrosina Plus, grupo que integra a, por lo menos, 200 estaciones de servicio.

Uno de los fundadores y dueños de Hidrosina, William Jorge Karam Kassab, obtuvo el pasado miércoles 30 de enero un amparo contra la inmovilización de sus cuentas por parte de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), según reveló el diario Reforma.

Sus cuentas fueron bloqueadas justo cuando el gobierno inició operativos contra el robo de gasolina.





PEMEX identificó a las 24 empresas y a sus socios que en 2015 formaban parte de Grupo Hidrosina. Entre las compañías afiliadas estaban Hidromezclas, manejadas por dos presuntos prestanombres de Javier Duarte; Grupo Gasolinero del Sureste, de la familia del difunto secretario de Gobernación de Felipe Calderón, y Servicio Camémbaro, intervenida por la PGR por la venta de combustible robado.
Vínculos con Duarte
En la investigación que PEMEX realizó sobre presuntos desvíos de gasolina donada, incluyó una relación de 24 empresas vinculadas con Grupo Hidrosina Plus.

En esa relación aparece Hidromezclas, empresa creada por dos presuntos prestanombres del ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, actualmente preso por corrupción.

Hidromezclas SA de CV se constituyó en el Estado de México, en mayo de 2012, por Moisés Mansur Cysneiros, con 20% de las acciones, y Corporativo Sosose, con 80%, representado por José Juan Janeiro Rodríguez, según reveló en noviembre de 2016 el grupo Reforma, citando como fuente una investigación de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de Hacienda.

Tanto Mansur como Janeiro han sido acusados por autoridades de justicia mexicanas de ser prestanombres de Duarte.

Mansur se asoció, desde agosto de 2011, con William Jorge Karam Kassab, uno de los dueños de Hidrosina, con quien creó la empresa Servicios Jura SA de CV.

Según Miguel Ángel Yunes, quien ocupó la gubernatura de Veracruz entre el 1 de diciembre de 2016 y el 30 de noviembre de 2018, Mansur fue obligado a devolver 420 millones de pesos, supuestamente desviados, que había invertido en el grupo gasolinero.

Ese dinero lo tenía invertido “en dos empresas que se llamaban Hidrosina Plus e Hidromezclas, las tenía a nombre de su papá”, declaró Yunes al diario Reforma el 20 de abril de 2017.




También los Mouriño
Grupo Energético del Sureste, S.A. de C.V., otra de las empresas que según PEMEX está integrada a Hidrosina Plus, se creó en Campeche el 25 de febrero de 1997. De acuerdo con documentos del Registro Público de Comercio de esa entidad, sus primeros accionistas fueron Carlos Mouriño Atanes, su esposa María de los Ángeles Terrazo Blanco y sus tres hijos: Carlos, María de los Ángeles y Juan Camilo Mouriño Terrazo, quien en el sexenio de Felipe Calderón fue jefe de la Oficina de la Presidencia y, después, Secretario de Gobernación hasta que, en noviembre de 2008, falleció al estrellarse el avión en que viajaba.

Carlos Mouriño Atanes es un empresario cercano a políticos priístas y panistas. Él, por ejemplo, fue quien fundó Amigos de Fox en Campeche.

Cuando su hijo Juan Camilo Mouriño fue funcionario en el gobierno de Felipe Calderón, la empresa de su familia recibió varios contratos de franquicias de PEMEX para operar estaciones de servicio de gasolina.

En diciembre de 2001, la administración de recaudación de Campeche del Servicio de Administración Tributaria embargó a la empresa por un monto de un millón 295 mil 340 pesos, de acuerdo con los documentos del Registro Público de Comercio de Campeche.

En la actualidad, los tres accionistas de Grupo Energético del Sureste son Carlos Mouriño Atanes, su esposa y su hijo Carlos Mouriño Terrazo, quien también es el administrador de la empresa.
El grupo opera 49 gasolineras —de acuerdo con la información pública de la CRE— en Campeche, Chiapas, Yucatán, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Oaxaca.

Cuatro de sus estaciones de servicio obtuvieron el permiso en 2018.

Grupo Energético del Sureste está, además, entre los accionistas de Operadora de Estaciones de Servicios 20-20, empresa que tiene registradas a su nombre 31 gasolineras en el país.

 

Asegura PGR gasolinera
En la relación de las empresas que formaban parte de Hidrosina Plus en 2015 está Servicio Camémbaro, gasolinera ubicada en Valle de Santiago, Guanajuato, y que fue asegurada en enero de 2017 por la Procuraduría General de la República (PGR).
Servicio Camémbaro SA de CV se estableció en marzo de 2012 por una familia originaria de Zacapu, Michoacán, según consta en el acta constitutiva, y obtuvo su permiso de la Comisión Reguladora de Energía el 31 de diciembre de 2015 para operar la estación de servicio E04933 en el kilómetro 1.5 de la carretera federal Valle de Santiago-Morelia.

La PGR intervino la gasolinera cuando se detectó que un tractocamión abastecía los tanques de almacenamiento con combustible de dudosa procedencia, al parecer robado.

La Unidad Especializada en Investigación de asalto y robo de vehículos ordenó el aseguramiento precautorio el 20 de enero de 2017, según consta en el expediente FED/SEIDO/UEIARVGTO/0000024/2017 abierto por la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada.

Luis Christian Ríos Vargas, notario público de Apatzingán, aparece en los expedientes como apoderado legal de la empresa asegurada.




Lozoya no recuerda detalles
El ex director de PEMEX, Emilio Lozoya, declaró este lunes 4 de febrero que no recordaba alguna investigación en su gestión sobre el presunto desvío de donativos.

“No recuerdo los detalles, lo que sí es que PEMEX tiene una serie de programas para donar combustible, asfalto a los gobiernos de los estados y también a la SEDENA y no era un área de la que yo me ocupara, lo llevaban otras áreas que yo no veía de manera directa”, dijo en entrevista telefónica.

“Y si acaso siempre que hubo alguna observación de los donativos a distintos gobiernos de los estados o a SEDENA, yo lo que recuerdo es que fue la auditoría a quien se le encauzó”.

Sobre el involucramiento de Hidrosina, mencionado en la investigación interna, aclaró: “No recuerdo nada más, no recuerdo ningún tema específico”.

El pasado 31 de enero, los periodistas llamaron a las oficinas de Grupo Hidrosina para solicitar una declaración o postura. La respuesta que se obtuvo fue: “por el momento, no se está dando ninguna entrevista”.

El lunes 4 de febrero se insistió en pedir una entrevista, y la respuesta fue de nuevo una negativa.

Además, se envió un mail a Rodulfo Figueroa Alonso quien, desde mayo de 2015 y hasta diciembre de 2018, fue Director Corporativo de Planeación Coordinación y Desempeño de PEMEX. Hasta el momento de la publicación de este reportaje, no se había tenido una respuesta.

Edomex: las donaciones de Pemex
Desde 2007, por lo menos, PEMEX otorga cada año donaciones de asfalto y combustible a gobiernos estatales y municipales. También dona, aunque en menor parte, gasolina a organizaciones de la sociedad civil.

El director general de PEMEX es quien aprueba las solicitudes para acceder a esas donaciones.




Los lineamientos sobre estas donaciones señalan que los estados y municipios en donde PEMEX y sus organismos subsidiarios realizan actividades operativas relevantes tienen prioridad para recibir estos beneficios. Sin embargo, durante los dos primeros años del sexenio de Enrique Peña Nieto, el gobierno del Estado de México —en donde no existe actividad petrolera— fue una de las entidades más beneficiadas con las donaciones de gasolina y diésel.

En 2013, por ejemplo, el gobierno de Eruviel Ávila recibió de PEMEX 15 millones 288 mil 213 litros de combustibles donados, que entonces representaba más de 161 millones de pesos. Incluso, el Estado de México recibió más combustible que el gobierno estatal de Tamaulipas, una entidad con actividad petrolera. A este se le donaron sólo 5.6 millones de litros.

En 2014, PEMEX donó al gobierno del Estado de México 14 millones de litros de combustible.

En los informes públicos sobre los avances en el cumplimiento de las donaciones se señala que la gasolina y el diésel donados al gobierno del Estado de México se utilizaría para la protección de las instalaciones petroleras, ductos y poliductos.

A partir de 2015, PEMEX disminuyó en forma considerable los donativos de combustible entregados a los gobiernos estatales y municipales.

Si en 2013 Pemex donó a 22 estados un total de 101 millones de litros, para 2015 la cifra disminuyó a 84 millones de litros y sólo se entregaron en 16 entidades. Ese año, al Gobierno del estado de México le donó 600 mil litros de combustible.

En 2016 hubo la peor reducción en los donativos, aunque hubo un repunte en los dos años siguientes, que corresponden al fin del sexenio de Enrique Peña Nieto.





Las donaciones perdidas en Tamaulipas, Oaxaca y Veracruz
En 2015 se desviaron 13 millones 389 mil litros de gasolina y diésel que habían sido donados a los gobiernos de Veracruz, Oaxaca y Tamaulipas, de acuerdo con una investigación de la Auditoría Superior de la Federación (ASF).

En aquel año, PEMEX donó 15 millones 700 mil litros de combustible al Gobierno de Veracruz, encabezado en ese entonces por Javier Duarte, actualmente preso por corrupción. Sin embargo, sólo 4 millones 289 mil litros –equivalentes al 27% de la donación- fueron retirados de las terminales almacenadoras de PEMEX Transformación Industrial, según corroboró la ASF.

El Gobierno de Duarte no pudo comprobar el uso del combustible que recibió en donación, por lo que el órgano fiscalizador determinó un posible daño al erario de más de 50 millones de pesos.

De acuerdo con PEMEX, la Comisión Reguladora de Energía (CRE) es la instancia responsable de la acreditación de la entrega de los combustibles al donatario, y para evitar robos o comercialización ilegal, establece diversos mecanismos, como la relación de estaciones de servicio facultadas para la entrega de la gasolina o el diésel, la evolución volumétrica de los retiros realizados en las terminales de distribución y el volumen en resguardo de las gasolineras.

En el caso de Veracruz, el gobierno de Javier Duarte no comprobó con la documentación respectiva de tickets o vales el suministro a vehículos oficiales de 4 millones 289 mil litros de combustible con valor de 50 millones 144 mil pesos.

Para verificar el destino del combustible donado, los auditores analizaron los reportes entregados por el Gobierno de Javier Duarte y descubrieron más inconsistencias.

En el contrato GRDS/DE/003/2015 el Gobierno de Veracruz obtuvo una donación de 3 millones 293 mil litros de gasolina que –según sus reportes- sirvieron para mover 135 vehículos oficiales durante 242 días.

En promedio, cada vehículo supuestamente recibió 100 litros diarios. Sin embargo, los auditores hicieron un comparativo con la capacidad de las unidades y determinó que a cada una le caben sólo 80 litros en promedio o menos.

Las incongruencias respecto al suministro reportado fueron más graves en el contrato GRDS/DE/041/2015. En este segundo caso, el Gobierno de Duarte reportó haber recibido 611,605 litros de gasolina magna para abastecer a 65 vehículos oficiales en sólo 62 días. En este caso, cada unidad habría recibido en promedio 151.75 litros diarios, el doble de su capacidad máxima.




La ASF detectó desvíos similares de combustible donado en 2015 a los Gobiernos de Tamaulipas y Oaxaca, encabezados en ese entonces por Egidio Torre Cantú y Gabino Cué, respectivamente.

En el caso de Tamaulipas, el suministro de 8 millones de litros de gasolina magna donada no fue comprobado mediante tickets, vales o algún otro documento expedido por las estaciones de servicio.
Mientras que en Oaxaca fueron 1 millón 100 mil litros de combustible donado los que presuntamente se desviaron.

Por las anomalías detectadas, la ASF recomendó a PEMEX iniciar una investigación y sancionar a los funcionarios que omitieron verificar el uso y destino del combustible donado, con el fin de que no fueran objeto de venta, traspaso, transferencia o permuta.

Comparte Nuestra Información
  • 28
    Shares

About Administrador

Hacemos Periodismo Móvil (Mojo) Regional, con independencia por más de 15 años en la región de Texmelucan-Huejotzingo.

Deja un comentario