El México del 2018: lejos de ser una sociedad justa, equitativa y cohesionada

  • La situación en México respecto a la movilidad social está estrechamente relacionada con la hacienda pública, los impuestos y las acciones que toma el Estado.

 

  • 7 de cada 10 mexicanos nacen pobres, y permanecen pobres el resto de su vida: CONEVAL.

El Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana Puebla, que encabeza el Mtro. Juan Luis Hernández Avendaño, presentó el libro El México del 2018: Movilidad social para el bienestar. Obra elaborada por el Centro de Estudios Espinosa Yglesias (CEEY).

 

La finalidad de este estudio, más que obra literaria, pretende demostrar con cifras la realidad que vive la economía de nuestro país, los problemas que ha enfrentado en los últimos 25 años y lo que se podría hacer dentro del siguiente sexenio dado que las condiciones e ideología del gobierno entrante se orientan a reducir la desigualdad en México.

Ante un auditorio en su mayoría compuesto por alumnos de la IBERO Puebla, el encargado de mostrar el contenido fue el Mtro. Roberto Vélez Grajales, director del CEEY. Quien durante su participación mostró los ejes bajo los que se sustenta la investigación.

Al respecto, el titular del CEEY habló sobre los factores que determinan el futuro de las personas que viven en el país, las políticas públicas de seguridad social de 1992 a la fecha y un análisis de las tazas del crecimiento de la economía nacional y cómo ésta ha repercutido en los ingresos de los mexicanos desde principios de la década de los años 90.

Como dato sobresaliente, el estudio del CEEY arroja que en la actualidad el origen socioeconómico de las personas determinará en gran medida su futuro; si alguien nace en el seno de una familia humilde, es muy probable que permanezca así, sin posibilidades de progreso.

Por otra parte, el investigador del CEEY argumentó que de 1992 a la fecha la cantidad que percibe una persona con ingresos altos, en nuestro país, es 12.4% mayor a lo que recibe alguien que pertenece al sector más bajo o peor remunerado. “Actualmente la diferencia salarial ha alcanzado un tope del 12.7%, lo que significa que en realidad no ha cambiado nada”.

En cuanto a los programas de asistencia social (como PROSPERA), el Mtro. Vélez Grajales consideró que estos solamente han servido para mantener controlada la pobreza y no para generar un cambio significativo para la sociedad mexicana.

Finalmente, el especialista señaló que lo que propone el estudio es encontrar los caminos para poder garantizar la protección social universal, una educación de calidad, mayor flexibilidad laboral con seguridad e inclusión financiera (reducción del empleo informal).

Así como lograr una prosperidad compartida que permita ir cortando la inequidad bajo la cual vive la mayoría de los mexicanos, de poderlo ejecutar se estaría logrando poner los cimientos de una sociedad más justa, equitativa y cohesionada.

Del mismo modo, se contó con la presencia del Dr. Enrique Cárdenas, académico del Departamento de Ciencias Sociales de la IBERO Puebla, quien abordó los temas de la pobreza y la desigualdad, y afirmó que, si se toman las acciones correctas, cambiará la vida de la mitad de la población mexicana.

Posteriormente, el Maestro Miguel Alejandro López López, coordinador de la Licenciatura en Economía y Finanzas, recalcó el aspecto de las repercusiones y acciones que hay alrededor de la movilidad social, la cual tiene que ver con la estructura de clase, la persistencia de la existencia de la pobreza y un país, por el momento, desigual.

Ambos académicos de la IBERO Puebla coincidieron en que este trabajo del CEEY es sumamente importante puesto que incluye el estudio de la factibilidad para lograr todo lo planteado. “El presidente electo tiene la capacidad política para llevar esto a cabo”, culminó López López.

Comparte Nuestra Información
  • 6
    Shares

Podría también gustarte...

Deja un comentario